Miércoles, 22 Febrero 2017 12:19

Comuneros de la Fuente Principal y Pozo Contreras denuncian presuntos comportamientos ilícitos de la Junta Directiva

Francisco Tauste y Miguel Cerdá, representantes de comuneros y miembros de la Asociación Gesto Solidario Fuente Principal y Pozo Contreras convocaban a los medios en la mañana del miércoles para, tal y como manifestaron, “alzar la voz de muchas personas que tienen miedo a las presiones y represalias de esta Comunidad de Regantes y para denunciar los presuntos hechos ilícitos por parte de su Junta Directiva”.

Francisco Tauste, además, señalaba como principal responsable de todo esto a su presidenta, Encarnación Hidalgo, asegurando que estaba mostrando un “comportamiento impresentable” por “no estar capacitada para dirigir dicha comunidad al ser sus decisiones arbitrarias, injustas, y que intentan hacer el mayor daño posible a todos los que tienen opiniones diferentes a ellas”.

Este representante de comunero denunciaba que mientras la junta de gobierno agrupa las horas de agua, permitiendo las denominadas desenvolturas, a “sus acólitos”, a los que opinan diferente se les obliga a regar en varios días de la semana. Explicaba que las “desenvolturas” son la agrupación o acumulación de todas las horas de agua que tenga cualquier comunero en un solo turno, para el mejor aprovechamiento de ellas, y que a algunos comuneros se les está perjudicando, por cuestiones personales, no cumpliendo así los estatutos de la Comunidad.

Tauste acusaba, además, a la Junta Directiva de “falta de escrúpulos” al emitir informes a la CHS en los que certifica que todos los regantes tienen sus aguas cumuladas y riegan de forma consecutiva y correlativa desde el punto de captación, para mejor aprovechamiento de las aguas.

Afirmaba que, pese a que se les ha pedido, la directiva no les ha facilitado información cotejada de esas adjudicaciones de aguas, y solo las publican de forma individual, por lo que “pueden negociar con las aguas de la comunidad”, añadiendo que la presidenta no coge el teléfono de la comunidad, y que tiene tan poca capacidad de dirigir que es incapaz de crear una cuenta de correo electrónico corporativa.

Finalizó su intervención manifestando que si la presidenta tuviera un “mínimo de dignidad” dimita, añadiendo que no lo creía probable puesto que “es tan grande su ego y su interés personal en esta Comunidad que se lo imposibilitará”.

Por su parte Miguel Cerdá insistió en la problemática de las “desenvolturas” y añadió, sobre los presupuestos de la Comunidad, que son “una pura ficción”, puesto que no están avalados por ningún técnico, en el caso, por ejemplo, de la construcción de un embalse que, explicó, se va a construir en “una ladera de un cerro que es un pedregal”.

También acusó a la Junta Directiva de alterar la verdad en las actas de las asambleas que se presentan a la CHS, puesto que no recogen las protestas de la gente, por lo que en su opinión se podría estar cometiendo falsedad documental.

Solicitó que se hagan públicas las facturas de los gastos judiciales, y solicitó, como había hecho poco antes Francisco Tauste, que la presidenta pague los gastos de demandas con dinero de su bolsillo y no con el presupuesto de la Comunidad.

De compras