Viernes, 19 Enero 2018 12:59

El Gobierno regional explica a los regantes de la Comarca las ayudas para transformación y modernización de regadíos

El concejal de Agricultura del Ayuntamiento de Hellín, que ejerció de anfitrión, el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Manuel Miranda, y el director general de Desarrollo Rural de la JCCM, Francisco Javier Carmona, asistían a un encuentro con las comunidades de regantes de la Comarca para explicar las condiciones y pormenores de la convocatoria de la línea de ayudas para transformación y modernización de regadíos, que permanece abierta hasta el próximo 5 de febrero, contemplando proyectos de ayudas por valor de más de 31 millones, con cargo al Plan de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha (2014-2020).

Julián Martínez quiso destacar la importancia de este sector clave en la economía de esta comarca. Un hecho demostrado por el interés despertado en la reunión, a la que han asistido representantes de prácticamente todas las comunidades de regantes de los cinco municipios.

Manuel Miranda, por su parte, explicaba que se priorizará en estas ayudasel regadío social, las comunidades de regantes con mayor número de usuarios, las comunidades de regantes con menor superficie y parcelas, las que incluyen más mujeres como titulares, las que cuenten con más jóvenes agricultores, las que se realicen en actuaciones en Red Natura 2000 con delimitaciones fijadas, y las que suponen ahorro de agua.

Miranda añadía que esta línea de apoyo a la transformación y modernización de regadíos, cuya base reguladora es en régimen de competencia competitiva, era “muy esperadas en la provincia de Albacete”, ya que no se convocaba desde el año 2010.

Javier Carmona manifestaba que con estas ayudas se puede financiar hasta el 55% de las obras a acometer en las comunidades de regantes, con cargo al Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha.

Explicó que el principal objetivo de esta convocatoria de ayudas es la redistribución de la riqueza a través del agua y, a la vez, ahorrar en consumo del agua, puesto que no se prioriza un cultivo frente a otro, pero sí se priorizan aquellos proyectos en los que hay más comuneros y en los que la superficie media de cada uno de los regantes es menor.

Recordó que una hectárea de regadíos supone cinco veces más riqueza que una hectárea de secano, lamentando que en Castilla-La Mancha tan solo un 13% de los cultivos son de regadío, una cifra muy inferior a la media nacional, que ha afectado históricamente a la rentabilidad de los habitantes de la comunidad. 

De compras